martes, 7 de agosto de 2007

Zzzzz

Como he mencionado en alguna oportunidad, uno de los grandes dones con los cuales me ha dotado la madre naturaleza, es el de poder quedarme dormido en cualquier lado con la misma facilidad que Mariano Grondona quema un libro.
Pero últimamente esto se esta volviendo prácticamente un castigo, dado que me quedo dormido en absolutamente todos los lugares donde me hago presente: en el trabajo, en la facultad, en el subte, en un recital de Sepultura, etc., lo que también atenta contra mi persona (no es muy recomendable quedarse dormido parado en un tren, con la posibilidad no solo de perder el equilibrio, sino también la dignidad)
De todas maneras admito que es muy agradable poder convertir una clase de Política Internacional en un paseo por un verde prado, vestido de Power, Ranger de Texas y salvando al mundo de las langostas venenosas asesinas y gigantes, aunque ha de volverse un tanto incomodo cuando me despierto y me doy cuenta que tengo tomado al profesor por el cuello mientras le grito "muere, verde insecto nauseabundo".
Me estoy volviendo viejo. Dentro de 9 días cumplo mis primeros 24 añitos (después dejo la dirección a la cual van a tener que enviar los reproductores de mp3 y los celulares de ultima generación) y se ve que la edad esta haciendo estragos en mi sistema dorminológico. O a lo mejor es el frío y la tan bien marketineada ola polar, que ha congelado mi reloj biológico obligándome a dormir fuera de los horarios normales en los cuales se lleva a cabo tan nefasta actividad.
Por lo pronto, y como se que esto que acabo de escribir es tal vez uno de los peores post por mi publicados, quiero alegar en mi defensa, señor juez, que me pase la mitad del proceso iniciado en mi contra durmiendo, por lo que, prefiero tomar este alegato, no como una sentencia inevitable de lo que me va a ocurrir, sino como una amplia demostración de mi habilidad para escribir mucho y no decir nada.

5 comentarios:

Araña dijo...

Hay que trabajar ocho horas y dormir ocho horas, pero no las mismas.

guadis! dijo...

Me parece que... zzzzzzz

ani. dijo...

si a los casi 24 vas a empezar a tomar la edad como excusa, qué te quedará para dentro de 10 o 20...

NeoSatan dijo...

Ese gonchi durmiente necesita una princesa azul. Guarda con las viudad negras!

Roberto Sánchez dijo...

quien pudiera darse el lujo de gritar a los cuatro vientos que próximamente cumple sus primeros veinticuatro años...no se queje quiere y despiértese...por cierto me hizo reir el post

salud y buenos alimentos