martes, 13 de febrero de 2007

Subtes de Buenos Aires, siempre a su servicio (y algo más..)

Encontrábame yo a punto de comprar los pasajes para realizar mis viajes diarios al trabajo. Como cada día, compro dos (ida y vuelta) que me sale el monto de $ 1,40 (pesos uno con 40/100).
Efectúo un pago de $2.- (pesos dos), por lo que la cajera me devuelve $0,70. Como verán le sobraron 10 ctvs., y cómo yo no soy de esas personas que se quedan con algo que no les pertenece, ni aunque sean 10 ctvs., procedí a devolver la mencionada moneda mientras decía con una amable sonrisa: -"me diste 10 ctvs. de más".

Seamos claros, yo no esperaba un premio a la honestidad, ni un aplauso, ni siquiera una suelta de globos y palomas en la Plaza de la República.

Pero tampoco esperaba que la pelotuda esta me mirara con cara de culo y no me de ni las gracias.

Así que sabelo si estas leyendo esto: sos una perra asquerosa, mal atendida y desagradecida


En otro orden de cosas, y con un humor no muy satisfactorio, aprovecho esta oportunidad para pedirle a aquel individuo que trabaja en mi oficina y hace su necesidad en el baño (esa en que los hombres nos sentamos), que por favor visite urgentemente a un médico, porque, sin dudas, una parte de su cuerpo está vencido.

2 comentarios:

Rodrigo dijo...

Yo antes era más amable. Yo antes era mejor tipo. Yo antes sonreía a la gente, caminando por Florida. Yo antes decía permiso, por favor, gracias. Yo antes saludaba a los colectiveros antes de decir "ochenta". Pero un día me di cuenta de que no me contestaban, de que era como darle de comer a un agujero negro. O como ponerle una bocinita a mi Boeing 747. Porque nunca me contestaban. Desde ahí, me decidí, se van todos a cagar (por las dudas, si, ¿y que?) asi que ahora subo, miro con cara de orto y de poco tiempo y digo: ochenta (si, ni siquiera por favor).

Maleducados hay en todos lados, pero el transporte los prefiere para su servicio. Por eso en el diario dice: "Agen. Rec. Human. Emp. de Trasp. Solic. Emp. P/Cub. Puesto. Maled. Excluyente"

Marlena dijo...

Respecto al comentario del baño, o en todos lados pasa lo mismo, o trabajás en la misma oficina que yo!!!
Tengo el baño de hombres cerca, y los muy turros dejan la puerta abierta al salir... Un cierrapuertas a mi derecha por favor!