lunes, 25 de agosto de 2008

Uno cada cuatro años


Para alegría de Princesa, se acabaron los Juegos Olímpicos, programa fundamental de estos 17 días durante la cena, el almuerzo y la merienda. A la 1 de la mañana, y a las 4 de la tarde. Se acabó ese consumo masivo de deportes las 24 hrs. del día, que antes también existía, pero ahora tenía excusa.
 
Se acabó el "no gorda, es la final de lanzamiento de martillo, no me la puedo perder", o el "mira amor, son las preliminares de tiro al pichón", y el subsiguiente gesto de derrota hecho expresión en su rostro. Se acabó su desilusión de perderse esa película porque el basquet defendía el oro o porque el salto con garrocha pasaba a formar parte de las derrotas albicelestes.
 
No hay mas Phelps, Bolts, Messis y Bonadeos. Se terminaron esas repeticiones en Slow Motion que transforman el deporte en una película de acción, en su momento más espectacular. Ya no hay mas propagandas de grandes empresas multinacionales que utilizan deportistas amateurs para expresar su mensaje de "ponemos deportistas ignotos porque garpa hacer todo a pulmón, aunque nosotros tenemos miles de millones en nuestras arcas y les damos dos pesos con cincuenta a estos giles. Mientras tanto, damos una imagen de que nos importa el deporte aunque, realmente, nos chupa bien un huevo". Todo esto en menos de un minuto. Y con imágenes copadas de gente llorando, transpirando y gritando.
 
Se acaban las alegrías, las tristezas, los dolores, las lesiones, las victorias y las derrotas al por mayor. Volvemos a lo que estábamos acostumbrados: ignoramos lo que pasa en el mundo del atletismo, la gimnasia y la natación, pero ahora somos expertos en judo y ciclismo
 
Gusto a poco para algunos, al fin el fin para otros. Sea como sea, y siguiendo una de las teorias que comento Germán en uno de los post anteriores, terminaron los Juegos Olímpicos de Beijing y ya estamos viviendo las Olimpíadas, cuya fase final, se disputará en Londres, dentro de 4 años.
 
Durante este tiempo, tendremos tiempo de fracasar en un mundial, ver como se retira la Generación Dorada del basquet y las Leonas, escuchar como una Paula Pareto se queja de la falta de apoyo de los deportes con menos influencia dentro de la sociedad, la eterna queja de porque el rugby no esta en  los juegos y un montón de cosas más que nos acordaremos en el 2012, cuando la bandera con los anillos más famosos del mundo se despliegue junto a la británica en el Estadio de Wembley y todo vuelva a ser, por 15 días, como lo fue durante Beijing: un mundo color de rosa, pintado a baldazos.
 
Pero para eso, todavía falta mucho
 
 
PD: Encuente las diferencias entre este personaje y este personaje.

3 comentarios:

ani. dijo...

comparto, comparto.
al final, lo mejor son las ceremonias...
y no quiero imaginar lo que van a remar los ingleses para organizar algo decente.

Germán dijo...

Lamentablemente terminaron los JJOO. Pero empezó el Apertura. Hay que ver el vaso medio lleno. Tambiñen se lesionó Palermo. Hay que ver el vaso medio vacío.

El Tévez blanco se robó los juegos, pero creo que las dos imágenes son los chinos tapando con cartón al pesista húngaro y la patada artera del cubano al juez de taekwondo.

Saludos

Lucifer Sam dijo...

Tanto frenesi y lo unico que vi fueron un par de chinitos locos y dos repeticiones de basquet.
se puede vivir sin JJOO.