jueves, 10 de julio de 2008

The Critic

Luego de muchos meses, vuelve el espacio de crítica cinematográfica que supo tener este blog.
 
Hoy: Wall-E
 
 
Si bien Disney y Pixar nos tuvieron durante mucho tiempo (mal) acostumbrados a sacar grandes animaciones con excelentes argumentos y mucha diversión (Toy Story y Finding Nemo, son los claros ejemplos), desde un tiempo a esta parte habían dejado de ser lo que eran y se habían transformado solo en películas que salen en vacaciones de invierno, llenan un par de salas, pero no dejan su marca en el público (la aburrida Ratatouille, por ejemplo). Pues bien mis queridos lectores, Wall-E es la reivindicación que estábamos esperando. Es la revancha de estos dos gigantes de la cinematografía para niños (y no tanto), que, con esta entrega, demuestran que cuando quieren, pueden sacar películas condenadas al éxito.
Pero bueno, ¿que decir de este pequeño personaje?, es un adorable robot, que, como bien dice el trailer (o sea que no les estoy contando nada), luego de tantos años solo en la Tierra, ha desarrollado una personalidad. Señores, es tan simple como eso: el robot desarrollo una personalidad, y todo lo que ocurre en ella, son las causas y consecuencias de ello. Muy simple, casi perfecto. El resto de la fórmula es conocido, pero no menos interesante: muchos gags, mucha emotividad, mucha acción , que por momentos la vuelve atrapante y, obviamente, un mensaje para los niños, y para los adultos también.
 
Lo Bueno: La animación, la historia y obviamente Wall-E. Los chistes están sincronizados con un timming increíble y en todo momento triste, aparecerá algo que nos arranque una sonrisa. Todos los personajes cumplen una función, lo que los hace muy divertidos. Otro punto a favor: la casi ausencia de diálogos hace que cualquier chico entienda sin necesidad de explicaciones
 
Lo Malo: Principalmente, el precio de las entradas de cine. Por otro lado, estas películas, debido al target al cual apuntan, habitualmente no se distribuyen en su idioma original por estos pagos, por lo que hay que aguantarse el español neutro en los pocos diálogos y en los textos escritos. Por suerte ningún comentario ni chiste es sacrificado en el proceso de traducción, pero nada tiene que ver el pobre Wall-E en esto. En cuanto a la película en si, poco tengo para criticar: tal vez, la mezcla de humanos de verdad y animaciones a mi no me cierra del todo, pero es una opinión personal, a lo mejor a alguien le gusta. Después de esto, no tiene casi puntos en contra
 
Calificación: 10 Resaquitas (y vale cada una de ellas).
 
Prometo próximamente hacer el comentario de Sin lugar para los débiles, que la vi y nunca dije nada al respecto.
 
Adiós

4 comentarios:

ani. dijo...

Buenas. Seguramente me gustará, más allá del verdadero valor de la película, porque soy una mamerta totalmente permeable a esta clase de personajes.
Ahora bien, wall-e es una copia burda de Johnny-5 de Cortocircuito, que será viejito pero también es totalmente adorable. Con tanta guita y tanta gente laburando ¿no podían haberlo diferenciado un poco?

Germán dijo...

Ani, me cagaste el comentario. Iba a poner que Wall-E es igual al de cortocircuito, por lo que todas estas líneas que están leyendo no son más que una pérdida de tiempo para ustedes y principalmente para mi que las escribo.

P.D.: Todos llevamos un niño dentro pero... ¿Ratatouille? ¡¿RATATOUILLE?!

Natita dijo...

voy a llevar a mi hermanita a verla....ahora con ganas!

besos

Palbo dijo...

El discípulo estaba ocupado mezclando diferentes tipos de yerbas.

-¿Para qué mezclás la yerba? -preguntó el maestro.

-Porque no quiero acostumbrarme al gusto de ninguna -respondió el discípulo.

-¿Y cómo vas a hacer para no acostumbrarte al gusto de la mezcla?

El discípulo se iluminó.