lunes, 10 de diciembre de 2007

No pares de reir

Como todos saben la risa es uno de los remedios para tantos males que aquejan al ser humano. Pero también es una importante arma para ocultar siniestras intenciones en quien genera una carcajada general: es una peligrosa herramienta, para que los verdaderos secretos de alguien queden ocultados tras esta mueca estridente y ruidosa.
Como siempre, para muestra tengo un botón:

Situación: Charla amena entre Jorge y Susana en la fiesta, previa a la final de polo.

Jorge: -Pero que bella que estas hoy Susana.
Susana: -Gracias George, siempre tan educado
J: -Ese vestido que tienes, remarca tus hermosas curvas que son el sol de esta fiesta
S -(sonrojada): Basta Jorge, se lo debo a Juana Alvear, quien diseño este bello vestido
J: -Es verdad, igual pareces un matambre, flaca...
S: -QUE??
J: -Jajajaja (risa muy ruidosa)
S: -Oh... Jajaja.. Eres un plato Jorge...

Como verán, una simple risa ocultó una verdad indigna para ser contada en ese lugar: Susana efectivamente parecía una orca asesina, Jorge se lo dijo frontal como es su costumbre, pero luego la risa actuó como manto de piedad, tapando tanta verdadera crueldad.
Pero como a mi me gustan las cosas claras, les muestro otro ejemplo:

Situación: Ocurre en el mismo lugar que antes, sólo que esta charla se desarrolla entre Jorge y Adolfo.

Jorge: -Adolfito, vi a tu madre recién, que elegante que ha venido
Adolfo: -Es verdad Jorge, el tratamiento de rejuvenecimiento ha funcionado a la perfección. Parece de 20 años menos.
J: -Así es, se la ve muy joven y atlética. Está bellísima.
A: -Si, querido amigo, le veo muy bien.
J: -Yo también, le limaría el buje hasta que se le salten los puntos de sutura.
A: -COMO??
J: -Jajaja... (Risa muy ruidosa)
A: -Oh... Jajaja... Tú si que eres un as del buen humor, Jorge.

Nuevamente la carcajada estridente oculta las verdaderas intenciones de Jorge, quien le quiere dar murra a la madre de Adolfo, olvidando una de las leyes fundamentales de la amistad que dice: "a la madre de un amigo no se la toca, a pesar que este más fuerte que un cadenazo en los dientes"
Finalmente, y para aquellos que funcionan un cambio mas lento que el resto de la humanidad, les traigo una tercer situación, un poco mas clara.

Situación: Mismo lugar. Diálogo entre Jorge y la Nona Zunta.

Jorge: -Oh, pero que arreglada has venido hoy Nona
Nona: - Es verdad Jorgito, el día lo amerita, aunque, entre nosotros dos, me parece que el maquillaje no ha quedado que quería.
J: -No se Nona, Tal vez un poco menos de brillo sería mejor, si me permites el atrevimiento.
N: -Si querido, es lo que pensaba cuando salí.
J: -Y, la verdad, parece que te maquilló un ciego en pleno ataque de epilepsia
N: -COMO HAS DICHO??
J: -Jajajaja... (Risa muy ruidosa)
N: -Oh...jajaja... Eres un pequeño demonio, Jorgito.

Como verán nuestro Jorge demostró una vez más que la risa es una peligrosa arma de doble filo, y la utilizó para ocultar, nuevamente, la realidad: la vieja no se saca los guantes de box cuando se maquilla.

Por hoy los dejo pensando en lo que acaban de leer, para que a partir de mañana, salgan a señalar con el dedo acusador a todo aquel que se ríe descaradamente, de las desgracias ajenas.

Abur.

5 comentarios:

Araña dijo...

un "jajaja" dicho o no dicho, escrito o no, a tiempo, puede cambiar el curso de la historia.

besos prenavideños

Roberto Sánchez dijo...

espectacular

salud y buenos alimentos

ani. dijo...

La verdad, "parece que te maquilló un ciego en pleno ataque de epilepsia" es una de las mejores frases que he leído en los últimos tiempos, me cagué de risa.
Ah, muy amable, joven, por incluirme en su distinguido blogrollo.
Salú!

ani. dijo...

ehmm, me había olvidado, suerte pa'l domingo ;)

NeoSatan dijo...

"a la madre de un amigo no se la toca, a pesar que este más fuerte que un cadenazo en los dientes"

me gusto esa.
No sabia que Lafaucci era tan jodon.