jueves, 26 de noviembre de 2009

Vergüenza médica

Aloha. De golpe me levante y me acordé que este blog todavía existía. ¿Como no recordar todos los buenos momentos que este site le dio a mi vida?. No recordándolos. O recordando la ausencia de ellos.

La cuestión es que hace un tiempito que vengo con ganas de escribir algo en estas huestes, sin que signifique hacer un resumen pedorro de mi vida pedorra que poco le interesa a ustedes. Pedorros. Sin embargo, el que bien sabe de estos menesteres, es consciente que los lectores de los blogs personales, adoran las miserias de uno,  tanto como, no se, Tinelli adora el capitalismo emocional berreta y los culos siliconados.

La verdad es que no anduve del todo bien de salud. Nada grave, para despreocupar a las madres que leen este blog, pero lo suficientemente incómodo como para hacerme pasear por distintos exámenes medicos, muchso de los cuales, ni siquiera sabía que existían. Mentira, si sabía, pero tenía ganas de hacerme el importante. Así pasé por radiografías, tomografías, ecografías, y varias grafías más, muy aburridas por cierto. El quid de la cuestión es que uno, como cualquier ser humano al que lo somenten una y otra vez a pruebas de laboratorio, comienza a precuparse por el futuro diagnostico médico. Seamos sinceros, el riesgo de muerte aumenta de acuerdo a la cantidad de exámenes que uno debe realizarse, no porque sea una enfermedad grave, sino porque la medicina moderna, basa el 90% de su tecnología en radiación. Y con eso no se jode, sino preguntenle a José Chernobyl.

Bueno, la cuestión es que, finalizadas mis vacaciones por distintos especialistas, el resultado fue un poco más lejano l esperado. Después de tanto sentirse mal, de las preocupaciones, etc, etc, uno espera que el medico se siente adelante y le diga con voz de preocupación: "Sr. Gonchi, usted tiene algun tipo de mutación extrña que lo hace invencible".

Estress. El médico me diagnosticó Estress. Imagíninse mi sorpresa, sobre todo después de haber imaginado que cuando llegara ese día en que me saltaran los tapones, saldría a la calle ametralladora en mano para cargarme a cuanto ser vivo se me cruce, al mejor estilo Dia de Furia. En lugar de eso, encontre un vació total en mi pecho, dificultad para respirar y un ataque de llanto que le daría envidia a las peliculas dramaticas de Richard Gere. Vaya diferencia.

Pero bueno, lamentablemenste uno no elije que enfermedades tener, a pesar que ya pedi ojos en la nuca, estos nunca vendrán. Tendré que acostumbrarme a cargar con este diagnostico indigno para un macho peronista como yo

Y ahora me voy, porque me acorde de algo...y..viste como este esto........No?

2 comentarios:

r.- el corre ambulancias dijo...

patetitco y lamentable lo suyo, de andar estresado y no compartirlo de mal modo con la sociedad

y creame, que de andar circulando por medicos varios y que ninguno sepa que tenes algo aprendi con la fibro.

todos putos

Carolina Soto-Méndez dijo...

Uno no elige las enfermedades... las enfermedades lo eligen a uno, tal vez para recordarnos que estamos vivos o simplemente para sacarnos del aburrimiento. Así es la vida.